En cuanto me he dado cuenta de…

En cuanto me he dado cuenta de que el sillón en el que estoy sentada es mecedora he pasado de la apatía a la maldad maquiavélica.

Si te ha gustado leerme y tienes una memoria tan frágil como la mía, puedes recordar que existo siguiéndome en Twitter, Facebook o Instagram.

Lo que opináis vosotros:

avatar
  Subscribe  
Notifícame