Es más honroso enseñar el ca…

Es más honroso enseñar el cajón de mis bragas que un texto manuscrito pero esta es la clase de fulana en la que me ha convertido Internet.

Si te ha gustado leerme y tienes una memoria tan frágil como la mía, puedes recordar que existo siguiéndome en Twitter, Facebook o Instagram.