Facebook, que tú me acuses de…

Facebook, que tú me acuses de ser sospechosa de spam es demasiada ironía hasta para Internet.

Si te ha gustado leerme y tienes una memoria tan frágil como la mía, puedes recordar que existo siguiéndome en Twitter, Facebook o Instagram.