Felicidad en bucle

Si tardo un poco más en venir aquí a decir que mi libro ya está en las librerías de toda España, ya no lo encontráis, no agotado, sino barrido por toda la oleada salvaje de novedades primaverales. Así que id pronto, buscadlos entre la marabunta y dadles un hogar a esos pequeños míos. En el Corte Inglés viene con regalito.

Bien sabe Dios, Alá y Buda que si hay algo que consuela mi existencia en este valle de lágrimas son los gifs animados. Y el otro día me mandaron el mejor que podían mis ojos llegar a contemplar:

De acuerdo en que no es hilarante, no hay animales, nadie baila, ni hay caídas. Es decir, no es este gif animado:

Pero sale mi libro y es obra de tres personas, Alba Diethelm, Mireia Pérez y Manuel Bartual, que fueron expresamente a ver si «En el corazón del sueño» había llegado por fin a las librerías. Igual que ellos, muchos otros amigos me mandaron fotos esos días del libro en distintos puntos de España y del ejemplar que ellos se habían comprado. Para mí, en un momento así en el que se mezclan los nervios, el miedo a que el libro no guste, la emoción de que ya esté publicado, en fin, un montón de sentimientos contradictorios que yo todavía no he aprendido a manejar bien, el hecho de sentirme tan acompañada y recibir esas demostraciones significa mucho. Así que me pongo seria, totalmente moñas, y les doy a todos las gracias públicamente desde aquí.

Por otro lado, la galería de Gente que mola bastante sigue creciendo. Observo un gran interés en demostrar vuestra molabilidad y creo que es algo positivo para todos (ya sabéis, vosotros me mandáis la foto con el libro, moláis, y yo soy cada vez más feliz). Os animo a participar, podéis hacerme llegar vuestra foto a través del pajarico ahí más abajo.

Y sobre todo os animo a que me deis vuestra opinión sobre el libro cuando lo hayáis leído tanto si os ha gustado como si no, se aprende mucho de las críticas negativas. En cualquier caso yo estoy aquí, podéis escribirme, os leo. Esta comunicación funciona en ambas direcciones.

Si te ha gustado leerme y tienes una memoria tan frágil como la mía, puedes recordar que existo siguiéndome en Twitter, Facebook o Instagram.