No me odieis, eh, que todo est…

No me odieis, eh, que todo este autombombo es necesario. Para mi plan de dominar el mundo.

Si te ha gustado leerme y tienes una memoria tan frágil como la mía, puedes recordar que existo siguiéndome en Twitter, Facebook o Instagram.