¿Qué debe contener un botiquín para torpes?

El otro día me corté un dedo con mi cuchillo de cerámica. Fue cocinando, por si os lo preguntáis; no es una pregunta tan tonta.

Me he cortado poquísimas veces en mi vida (claro, que si el riesgo estriba principalmente en la cocina, es como si lo dijera una niña de doce años), pero sabía que con este cuchillo pasaría pronto, porque dediqué todo un post a contar lo bien que cortaba. Es como si estás viendo una película de una familia feliz que en los primeros diez minutos se encuentra a un niño albino mudo y lo adoptan y no paran de decirle a todo el mundo lo maravilloso que es y lo mucho que lo quieren. Pues sabes que el niño los va a matar a todos como poco, es obvio. (más…)