Tome su jarra de grog y póngase cómodo

Pacheco Island es un nombre delirante, lo sé. Pero es uno de esos nombres que se pronuncian un par de veces y siguen pareciendo una mala idea, pero una mala idea que no vas a tener más remedio que llevar a cabo. A mi hermana le pasó eso y puso pocos reparos a hacerme en apenas unas horas la estupenda cabecera que veis ahí arriba.

Mi amigo Alex le dio el visto bueno al nombre, pero no aprobó en absoluto la idea de este blog. Me dijo “¿por qué no te estás quieta ya y escribes en un solo sitio?”. Lo mismo pensé yo al principio. Me dije que ya era hora de actualizar frecuentemente carmenpacheco.es, tal y como lo estaba haciendo antes de comenzar en SModa. Entonces se me vino a la cabeza esto:

Es una cosa que compré en los chinos para guardar el film transparente y que es fantástico porque lo corta muy bien y mantiene siempre el extremo despegado del rollo. Pensé “si no lo cuento, me muero”. ¿Y dónde cuentas algo así? ¿En mi twitter? ¿mi tumblr? ¿mi blog “literario”? ¿mi página “oficial”? ¿mi blog “museo”? ¿mi facebook? ¿mi instagram? No, no, necesitaba un sitio para poder dedicarle un post entero a ese utensilio, mejor dicho, a esa movida. Una especie de cajón de sastre donde pueda escribir sobre lo que se me antoje, ya sea un párrafo o diez, sin pensar en nada más. Un espacio divertido y relajado, al margen de mi pequeño imperio ¡una isla! Y así ha nacido Pacheco Island.

Espero que los que venís de SModa os quedéis por aquí, porque pienso tratar los mismos temas y muchos otros que no encajaban con la revista ni con que alguien no me vetara fulminantemente de su medio generalista. Tengo, por ejemplo, un millón de cosas que contaros sobre plantas, sobre cocina y deporte para discapacitados y otras vicisitudes de mi vida cotidiana. Así que espero que nos veamos por aquí. Espero también refuerzo positivo por vuestra parte, porque no llevo un año entreteniéndoos puntualmente, para que me paguéis con vuestro mutismo, panda de lurkers.

Deja un comentario