Terapia para la reinserción de asesinos de plantas I: El origen

Me asomo a vuestros instagrames como una vieja loca acechando entre los visillos. Me da igual que tengáis mesitas blancas, y ventanas por donde entra una luz celestial, y esos bodegones cuquis con referencias pop. Yo sólo miro vuestras plantas, y vuestras plantas, cuando no son directamente de plástico, son plantitas recién compradas –eso un plantífero lo nota a la legua–, en ubicaciones donde no van a durar ni una semana y en maceteros de los que no quitaréis jamás el agua que se acumula al regarlas. (más…)