Paso demasiado tiempo en internet. Y cuando digo demasiado, quiero decir DEMASIADO. ¿Haciendo qué? Pues observando lo que hace otra gente y generando material por el que soy observada a mi vez. Y todo sin cruzar ningún tipo de interacción personal real ¿No es internet un avance estupendo? Es más, si eres un psicópata aficionado a la persecución obsesiva, aquí tengo algunas páginas que podrían interesarte:

Sigue mis actualizaciones en twitter. Nuevos posts y noticias relacionadas con la página.

Tumblr es un maravilloso cuaderno de apuntes online. Tengo dos: En Egoinstant recorto y pego todo lo que me gusta y en Observaciones escribo sobre lo que me rodea.

Suscríbete a la página a través de facebook. Mi cuenta personal (por si la has encontrado por ahí) la tengo sólo para la gente que conozco en persona, porque todavía me permito alguna excentricidad en esto de las redes sociales la tengo ya disponible también para todo el mundo, si me quieres añadir.

Mi flickr es como un album de fotos abandonado y cubierto de polvo, pero ahí está para ser fisgado sin remordimientos.

Mi querido egoismo.com. Parece abandonado, pero NO. Nunca lo está. No es culpa mía que vuestro ojo tan rápido no capte su lento movimiento.

Echar un vistazo a mi eclecticismo musical es prácticamente como mirar a la cara a Cthulhu, pero vosotros mismos con vuestros puntos de cordura…

Eso sí, para la listas de canciones tengo un gusto exquisito y una generosidad extrema. Puedes comprobarlo en mi perfil social de spotify.